Archivo mensual: julio 2011

Flan de coco (Banh Kem Dua)

Ingredientes para 4 personas (4-5 flanes):

60 g. de azúcar para el caramelo, 30 g. de azúcar para el flan.

400 ml. de leche

400 ml. de leche de coco

3 huevos

1/2 cucharadita de esencia de vainilla

copos tostados de coco (opcional)

cáscaras de lima para decorar (opcional)

  1. Encender el horno a 170º, con una bandeja hondo. Meter unas capas de papel de cocina encima de la bandeja y echar el agua hasta que llegue 1 cm de profundidad.
  2. Hervir el azúcar con unas gotas de agua en una cacerola al fuego medio alto. Tener cuidado no dejar el azúcar quemar, cuando hierviendo con búrbujas con color moreno ligero. Quitarlo del fuego y echar 3 cucharadas de agua, mezclando rápidamente. Echarlo inmediatamente en los cuencos de flan. Dejarlo enfreir.
  3. En otra cacerola al fuego bajo, vertir el azúcar, la leche, leche de coco, la esencia de vainilla, removiendo lentamente hasta que las búrbujas aparezcan. Batir los huevos y echarlos en la mezcla de leche para el flan, remover un poco y retirarlo del fuego.
  4. Echar la leche en los flaneros, meter los flaneros en el horno durante 40 minutos o hasta que meter y sacar un cuchillo sin dejar nada en la hoja del cuchillo.
  5. Sacarlos del horno y dejar enfreir el frigorífico hasta el momento de servir.
  6. Al servir, cortar los bordes de flanes para separarlos de los flaneros. Vertir los flaneros en los platos, echar encima los copos de coco y unas cáscaras de lima.

Otro método para hacer el flan: En vez de ponerlo al horno, se puede cocer al vapor también 40 minutos.

La fondú vietnamita, la comida que une la familia.

Unos buenos recuerdos de mi niñez en Vietnam eran los fines de semana. Era un día de ir a la misa, luego reunir los la familia para comer y después a salir a la calle a jugar con los amigos y ¡no había cole!

Pero unos momentos más memorables eran el jaleo alreador de la mesas redondas de 10 personas o más, sentadas horas y horas sin parar de comer y hablar asta la madrugada y yo medio dormido en alguna silla.

Después de la misa (algunos de la familia eramos católicos y otros budistas), como fuimos una familia de muchas personas, mis abuelos maternos, más 16 tíos entre todos (mi madre incluida, es la 4ª), fuimos en total 22 personas. Para solucionar con tantas bocas que quedan mucho rato en la mes, era la fondú vietnamita, sin dedicar mucho tiempo en la cocina y siempre deja la comida fresca al momento de comer.

Como hacen barbacoas o paellas en España, hacemos las fondúes. La fondú vietnamita es como la fondú de chocolate o queso que conoce todo el mundo gracias a los suizos. Tener un fuego en mesa con la cacerola para calentar la comida y cada persona hace su propio plato con los ingredientes en la mesa. En vez de queso o chocolate, se sirve en una bandeja grande llenas carnes (como cerdo, ternera y pollo cortadas en lonchas finas) y mariscos (como la sepia o el choco, pescado en trozos y langonstinos pelados) acompañados con las verduras y hierbas (lechuga, zanahoria, pepino y hierbas vietnamitas), el papel de arroz y la salsa para mojar. Es una comida muy sana y ligera que no llena aunque sigue comiendo toda la tarde. ¡Lo que llena la barriga es la cerveza!

El fondú eléctrico para la mesaEl primer acto es mojar un papel de arroz (un bol grande lleno de agua también está en la mesa), deja ablandar unos 30 segundos.  Mientras esperando, cada persona cuece su ración de carnes y mariscos. Cuando ya está ablando el papel de arroz, encima, se pone una hoja de lechuga, seguido con las carnes recién sacado de la cacerola, seguido con la hojas de hierbas, zanahoria y pepino, lo enrolla y mojar en la salsa para terminar. Lo bueno de hacer así es cada uno comen a su aire y velocidad y siempre está fresco al servir. Se puede pasar horas y todavía se puede apreciar la frescura de la comida. Cada persona crea su propio rollito a su gusto (con carne, sin verduras, etc.). Otra ventaja es que el cocinero (o la cocinera) ya ha hecho su trabajo y puede participar en el festejo porque la preparación ya todo está en la mesa, si no está en el frigorífigo para sacar más de lo preparado.

El fond

Fondú eléctrica con mini parilla.

Desde que vine a España, invito a amigos a pasar la tarde en mi casa y se ve como disfrutan y sigue disfrutando hasta la tarde, porque es ligero y se puede pasar horas sin llenarse demasiado. Es una experiencia muy especial para familias y amigos, como muchas reuniones en España, que guardan la cultura de familia, esta comida también celebra esta cultura.  El ruido de la familia a veces cansa pero mirando atrás, era una señal que estuvimos todo juntos, viviendo juntos,  antes de venir la guerra a nuestra calle y casa, que poco a poco nos separó hasta hoy.

Cómo usar bien el wok

Sí, el misterioso pero todo poderoso y todo versátil herramienta para hacer mucho con el fuego. Para freir, saltear hasta estofar. Pero llevando mucho años cocinando con el wok, hay diferentes maneras de usarlo bien y mal. Ya voy explicandolo.

Hay 2 tipos de wok, uno que tiene un fondo redondo, que sirve para los fogones con gas, y el otro, que tiene un fondo plano, para más en casas, para la placa de inducción o vidrocerámica. El wok redondo es mejor porque distribuye y mover el contenido mejor que el plano. Además los rincones tienden a depositar el sedimento en estas partes.

Para estrenar, primero llenar el wok con agua a tope y un par de cucharadas de té y hervirla durante 5 minutos. Quitarla y fregarla normalmente como fregar los demás platos. Repetir varias veces este paso. Este paso es para quitar la caca de la fábrica. Luego, dejar el wok al fuego alto hasta que esté seco, distribuir con una cucharada de aceite en toda la superficie del wok con una pequeña papel de cocina. Deja en fuego alto durante un minuto o 2. Quita y frega de nuevo. Repetir varias veces y ya está listo para utilizar. Suerte!

A la hora de cocinar, acuerda que el objetivo de hacer un wok salteado es servir los ingredientes casi medio hecho quedado todavía medio crujiente. Y para conseguir este resultado, tiene que estar  en el fuego alto y con poco aceite y remover mucho los ingredientes en que está salteando.

También se puede utilizarlo como una freidora. Ya sé que hay muchos que están muy contento con la freidora eléctrica convencional. Está bien si se usa de vez en cuando pero a la hora que tiene que producir en grandes cantidades diaria, tiene que utilizar una profesional, es decir, que tiene sistema para contener al agua para separar las migas del aceite para que aguanta más veces. Pero con el coste del este producto (300€ y más), quería recommendar el wok. Si, bueno, bonito y barato es. ¿Por qué? Es hondo para contener mucho a la vez, distribuye bien el calor, fácil de cambiar el aceite pero el mejor es se puede fácilmente filtrar las migas del aceite y lo utilizar de nuevo. Por ejemplo, tengo que elaborar y freir muchos rollitos de primavera durante un evento. Con el wok, puede freir hasta 25 a la vez, con aceite llenando el wok. He notado que en la freidora eléctrica, el sendimento sube, al contrario, en el wok, se queda debajo. Todo esto me cuesta, 20-40€ (lo que cuesta el wok ahora).

Como remover los ingredientes? Suelen usar los chinos una colador grande con la mano derecho y la izquierda cogiendo el wok (si es diestro). De vez en cuando con un movimiento rápido, se tira con la mano arriba para que salten los ingredientes. Es una manera para remover rápidemente. Los otros, como en Vietnam, usan 2 utensilios para remover, puede ser un cuchara grande o con un par de palillos largas y grandes (un tercio más largo y grueso que los pallilos normales de mesa). Normalmente, las mujeres suelen utilizan los 2 porque después un largo tiempo cocina con ello, por falta de la fuerza para aguantar se cansa de lanzar el contenido dentro del wok. Con 2 utensilios, se lo mueve la comida sin mover el wok.

Los beneficios de utilizar el wok son de tener un mejor salud en cocinar y es más eficaz y rápido para saltear las veduras, que guardan los nutritivos por pasar menos al calor. Con sólo una herramienta, puede servir hasta 3 métodos de cocina, saltear, estofar y freir.